El Amor de las Tres Naranjas Cuento Popular

Publish in

Documents

4 views

Please download to get full document.

View again

of 27
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
El Amor de las Tres Naranjas Cuento Popular. Una interpretación psicológica. Montserrat Centelles Farré Fernando Blanco Guerrero. Eso era y no era... buen viaje haga el jilguero!”
Transcript
El Amor de las Tres NaranjasCuento PopularUna interpretación psicológicaMontserrat Centelles FarréFernando Blanco GuerreroEso era y no era... buen viaje haga el jilguero!”Erase una vez un Rey y una Reina que no tenían ningún niño, y deseaban, de todo corazón, tener uno. Prometieron que, si Dios les concedía esta gracia, darían a cada pobre que se presentase a palacio, un saquito de harina, una aceitera llena de aceite y una ollita de miel.Y tenéis que creer y pensar, y pensar y creer, que antes de un año, la Reina tuvo un hijo a quien pusieron de nombre Bernadet.Y todos los pobres, ¡hala, a casa del Rey, se ha dicho! A buscar la harina, el aceite y la miel para hacer buñuelos y festejar el nacimiento del heredero. Al cabo de siete años, una viejecita, que salía de misa, se encontró a otra, que era hada, y le dijo:Rey y Reina: matrimonio real, imagen del SelfRey: junto con el héroe, el santo, el padre y el sabio, el rey es un arquetipo de perfección humana.Introducción en la que presenta una situación de infertilidadInfertilidad: (Inicio común de muchos cuentos) Gran problema en un sistema social basado en la propiedad privada. Reino sin descendencia). Tierra yerma, sin fruto.Príncipe: un proyecto de futuro rey. Virtudes en estado de adolescencia, no dominadas ni ejercitadas. Es una promesa de un poder supremo. Más cerca del héroe que del sabio, es a menudo víctima de brujas y sufre transformaciones de las que lo redime el amor heroico, imagen de la metamorfosis interior.Todos los personajes del cuento (todos los personajes del interior de la persona) se encuentran satisfechos, lo cual se representa en la abundancia para todos de harina, aceite y miel.Harina: alimento primordial, fecundidad, resurrección, también ofrenda. El aceite: Óleo, símbolo de prosperidad, de bendición divina, de alegría y fraternidad. Como unción, autoridad, poder y gloria, espíritu de Dios, ungido= elegido. En Oriente es símbolo de luz y pureza, sirve de alimento y para alimentar las lámparas. Vínculo intermediario en la Alquimia y protector de las influencias externas, imagen de la indiferenciación primordial. En la cultura mediterránea, fecundidad, unión de los dos sexos.La miel : Tierra de leche y miel = feliz y fecunda. En la tradición órfica significa sabiduría (abeja). El hidromiel es el licor de la inmortalidad.También es alimento de santos y sabios (Pitágoras) Los atenienses la ofrecían a la gran serpiente para apaciguarla. Está ligada a los ritos de renacimiento. En el pensamiento analítico es símbolo del Yo superior o Self. La abeja pasa de libar de flor en flor (disipación mundana) a la concentración mística (miel) – ¿No te parece, hijita mía querida, que ya sería hora de que la reina tuviese otro niño? Así nos alegraría una poca la barriga, como la primera vez.–Y ¿con qué nos alegraron la barriga, la primera vez, si se puede saber? –preguntó la vieja hada.- ¿Ya no te acuerdas de la harina, el aceite y la miel, que dieron a todos los pobres para festejar el nacimiento del heredero?– ¡A mí no me llegó nada!–respondió, enojada la vieja.– ¿Pero tu fuiste? –preguntó la otra.–Como querías que me presentase si no sabía ni palabra?–Yo, si fuese tú, ¡aún iría a palacio! –le aconsejó –. ¡Por sí hubiese quedado algo de aquel reparto!–¡Bien pensado! –Dijo el hada. Ahora mismo voy para allá y hete aquí que ya se ha ido, pie que arrastro, pie que arrastro, a casa del Rey.–Habéis llegado tarde, hermanita –le dijeron los sirvientes cuando la oyeron. Pensad que el príncipe ya tiene siete años..., y que de aquella gran abundancia que se repartió por su nacimiento nunca más se supo!– ¿Y si me dejaseis echar una ojeada a la despensa, por si acaso?La dejaron pasar y ya tenéis a la vieja sacude que sacudirás las sacas de harina y aún sacó para llenar un talego. A fuerza de hacer gotear las jarras de aceite llenó una aceitera. Y poniendo los jarros de miel boca abajo, sacó una ollita bien llena.Marchó, más contenta que unas castañuelas, con el talego sobre la cabeza, la aceitera colgando de la nariz y la ollita de miel a la espalda, que la tenía curvada como un arco.Pero como en todos los cuentos algo se tuerce ya que el protagonista en realidad no ha madurado para llegar a ser lo que el cuento promete.Vieja: sabiduría femenina. Simbólicamente, la anciana no es lo caduco sino lo persistente, lo que participa de lo eterno. Hada:Keres (divinidad infernal en la mitología griega, que también determina el destino del héroe ofreciéndole una elección), Moira, Parca, Fata. Referido a la terna: nacimiento, vida, muerte o bien juventud, madurez, vejez, tiene un cuarto tiempo, el del silencio. Como la luna, como las estaciones. Se muestra intermitentemente pero subsiste en si misma de manera permanente, como las manifestaciones del inconsciente. Expresión de la tierra madre.No invitar a una hada Similaral cuento de la bella durmiente en el que sólo se invita al bautizo de la niña a 12 de las 13 hadas, ya que no hay cubiertos para todas. La que no ha sido invitada comparece para lanzar su maldición. El protagonista tiene aspectos de su sabiduría femenina que no se han tenido en cuenta. y por tanto se iniciará todo un proceso en el que, para llegar a ser rey, deberá tomar conciencia e integrar su parte femenina. La vieja hada representa un aspecto interior femenino no desarrollado, no tenido en cuenta y el hecho de no haberla tenido en cuenta puede ser contrarrestado incluyéndola en el reparto.Pasó bajo un balcón del jardín de la casa del Rey, donde Bernadet jugaba con unas bolas de oro. Justamente a una de las bolas no se le ocurrió otra cosa que caer sobre la aceitera, [tric]!, y la hizo mil pedazos. Y manchas y más manchas por encima de la ropa de los domingos de la vieja, que se quedó sin una gota de aceite para freír los buñuelos! Más quemada que una mona, mira a Bernadet y le dice:–“Del buen hado y del mal hado, que la mi madre me ha encomendado; que lo que ahora diré sea verdad verdadera”: que cuando Bernadet tenga dieciséis años, ¡no pueda estar ni reposar mientras el Amor de las Tres Naranjas no vaya a buscar! Los sirvientes se rieron con ganas, de lo sucedido a la vieja pero nadie prestó atención a las palabras que había dicho. A partir de los siete años cuando la conciencia del Yo comienza a madurar, se produce un alejamiento de los contenidos interiores que no encajan con la personalidad que se está desarrollando. Con lo cual se relega al olvido cada vez más este aspecto femenino.Bernardet “juega” con bolas de oro (imagen del Self) y esto provoca el accidente que moverá a la vieja a echar la maldición. Todo el proceso tiene una causa inicial que no está en la vieja si no en una llamada del Self hacia el proceso de individuación que se inicia, aparentemente, con un alejamiento del reino pero que es la única manera de volver a él (reunificado)La bola de Oro: Naturaleza esencial, símbolo de eternidad. Icono de la virgen y el niño con la bola del mundo. (En las imágenes cristianas el niño Jesús sostiene en una mano una esfera.Tiene el mismo simbolismo que el círculo y representa la perfección, totalidad,…Similitud con el cuento de Juan de Hierro (la bola del príncipe que va a dar a la jaula de Juan, cuando el niño la coge queda marcado. Al final conquista las tres manzanas de oro). Y con el cuento del Rey Rana,( la princesa juega con la bola hasta que le cae en el pozo),… Desmembramiento: Osiris (despedazado por Set y reconstruido por Isis), Blancaflor, Medea, La esposa del sultán (cuento marroquí), cuentos de gigantes que se caen en trozos y luego se unen mágicamente, espada de Sigmundo que sólo Sigfrido puede recomponer. Jung: todos los símbolos que expresan un proceso involutivo degenerante, destructor, se basan en la conversión de lo uno en múltiple (por ejemplo rotura de una roca en muchas piedras)Pasó el tiempo. Cuando Bernadet cumplió los dieciséis años se puso triste y más triste, mustio, cabizbajo y desasosegado sin ánimo ni alegría, ni gozo alguno. El Rey hizo comparecer a todos los médicos de su reinado y ninguno supo adivinar el mal ni el remedio del príncipe; hasta que una criada vieja se acordó de las terribles palabras de la vieja de la aceitera y avisó a todo el mundo.– ¿Sabéis qué tiene, Bernadet? No es otra cosa que la maldición que aquélla mala vieja le escupió cuando era niño! Que al cumplir dieciséis años, no podría estar ni reposar, mientras el Amor de las Tres Naranjas no fuese a buscar!Cuando Bernadet se enteró se acerco a su padre y a su madre y les dijo:–Me voy a buscar este Amor, y no volveré hasta que lo traiga.–Oh, Bernadet, no vayas por nada del mundo! –le rogó la Reina –. Muchos príncipes, hijos de rey y reyes jóvenes lo han intentado antes que tú ¡y no vivieron para contarlo! ¡No pienses más en ello, hijo mío de mi vida! –Es inútil todo cuanto me digáis! –respondió Bernadet, que con sólo pensar que iba a buscar el Amor de las Tres Naranjas ya sintió un poco de alegría. Me iré antes de que se ponga el sol. Cogió una bolsa de monedas de oro, el mejor caballo del establo, dijo adiós a todo el mundo, y ¡allá se fue! En la corte todo era llorar y tirarse de los pelos, y el Rey hizo encortinar de negro el palacio entero y mandó que se guardase luto hasta que su hijo volviese.El anhelo que siente proviene del encantamiento producido por el complejo femenino no atendido.A la vez surge una promesa de reunificación, que es lo que al final se representará por medio de la boda, pero antes hay un largo camino que se inicia con un desasosiego o depresión según la persona. Aquí el anhelo, el síntoma, es algo positivo ya que resulta ser el motor de la búsqueda. Lloros, desesperación, encortinar de negro el palacio entero y luto hasta el retorno del príncipeEs llamativo que la criada vieja (una vez más la sabiduría femenina) es la que se acuerda de la maldiciónBernardet todavía no ha logrado su meta pero sólo por tener la determinación de ponerse en camino hacia ella siente algo de alivio.Escupir:  Desde tiempos muy remotos el gesto de escupir ha servido de contrahechizo. Se decía que había que escupir en las manos para contrarrestar la hechicería, o si a una persona se le aparecía el diablo tenía que escupir sobre sus cuernos para que la aparición se desvaneciera. También si se tienen pesadillas, para que desaparezcan hay que escupir tres veces sobre el hombro izquierdo, o que cuando se pasaba cerca de una casa donde se había declarado una enfermedad contagiosa había que escupir para preservarse del contagio.  También se dice que hay que escupir para que la buena suerte cambie. Hay que escupir sobre el dinero para tener buena suerte. La saliva: Las supersticiones relacionadas con ella hacen referencia tanto a sus poderes curativos como a su capacidad protectora contra el mal. Las 3 naranjas.(3 bolas de oro) Fecundidad por numerosas pepitas. En China la ofrenda de naranjas era la petición de mano. Su forma esférica es símbolo de perfección, del Self. Representa al Sol. Pero, ¡de qué, iba a volver! Cada día estaba un poco más lejos! Camina que caminarás, preguntaba a uno y otro pero nadie le sabía dar noticia de lo que buscaba.1Un día, entrada la noche, vislumbró una lucecita azul. –¡Una lucecita azul! ¡Allá vamos si Dios quiere!Al llegar se encontró unas casitas blancas. Una mujer miraba atentamente en el portal.– ¿Qué buscas por aquí Bernadet? Le lanzó al verlo.Busco el Amor de las Tres Naranjas. ¿Me sabríais decir dónde está? 2Al finalizar el día, vio otra lucecita azul. Se acercó y eran unas casitas blancas. También había una mujer, en el portal, que, al verlo, le dijo:– ¿Qué buscas, por estas tierras, Bernadet?–El Amor de las Tres Naranjas –respondió Bernadet–. ¿Tú sabríais dónde está?3Al finalizar el día, distinguió otra lucecita azul. Se acercó a ella y vio unas casitas blancas. Una mujer salió al portal. – ¿Qué te trae por estos parajes, Bernadet? –le preguntó cuando le tuvo cerca. –Busco el Amor de las Tres Naranjas, y ¡no tendré alegría completa hasta que no lo haya encontrado!Empieza un periodo de búsqueda ya que la vida no satisface, se es consciente de que no se sabe bien que, pero se echa en falta algo.Será un día, a saber cuando, que entrada la noche, es decir, no a través de la conciencia ordinaria de Yo, si no en la oscuridad del inconsciente brillará una luz azul. Surge algo en el interior que parece que puede ser una luz para el problema. (faro, guía)Azul: Color atribuido a lo divino.El viaje: segúnJung muestra insatisfacción, profundo deseo de cambio interior que impele a la búsqueda de nuevos horizontes. También búsqueda de la madre perdida, mientras que para Cirlot sería más bien una huida. Madre generosa y/o posesiva. Para Pascal viaje = distracción.Búsqueda de la verdad, la paz, la inmortalidad, el centro espiritual. Pruebas preparatorias para la iniciación. Progresión espiritual. Navegaciones, islas, paraísos, montañas. Tierra prometida. Peregrinación. Viaje post-mortem. Viaje en la literatura. En la mitología. Viaje como signo y símbolo de un perpetuo rechazo de uno mismo. Viaje válido = el que se realiza en el interiorPor tres veces va a encontrar a una mujer (ánima) que le va a dar una de las claves para poder llegar hasta las tres naranjas. Del primer gigante consigue la primera información: tres pruebas a superar. Del segundo que hay una barrera final antes de alcanzar su meta, las puertas que se baten sin cesar. Del tercero el truco de dormir con los ojos abiertos, que encontramos también en otros cuentos. Entrada la noche: no será a través de la luz de la conciencia del yo sino a través de un diálogo interior con lo femenino que logrará acercarse y obtener el conocimiento que encierra el gigante amigo de un dragón.La actitud del héroe es pasiva, de escucha hacia el interior, de dejar hacer a lo femenino y de permanecer cerca de la sombra asustado, escondido, pero cerca para escuchar su secreto.El cuento nos sugiere también la diferencia entre la sabiduría del gigante (aspectos interiores sin madurar) y su brutalidad. Hay que acercarse con sigilo, escondiéndose, ya que si no, puede destruirnos, es una fuerza bruta poderosa, no civilizada que puede arrasar como un huracán o un terremoto interior si nos pilla..*(Utiliza la astucia, la fuerza de la no fuerza, la fuerza del débil, que no es la fuerza de la voluntad ni del razonamiento. Es diferente, es otra fuerza que surge cuando descansan as potencias del alma de los gigantes- el entendimiento, la voluntad y la memoria). Lo femenino le ayudará a mediar con aspectos rudos de lo masculinoLas 3 mujeres de los gigantes: Hasta tres veces vemos ala figura femenina ayudando al héroe a superar sus pruebas. Las mujeres consiguen la información que precisa Bernadet con astucia y tretas aún arriesgándose para conseguirlo. Los métodos son brutales frente a la brutalidad del gigante pero sutiles e ingeniosos en cuanto a su estrategia.El gigante: Hijo de Gaia (la Tierra) tiene la misión de vengar a los Titanes encerrados por Zeus en el Tártaro (infierno mitológico grecolatino). Sufre de gigantismo material e indigencia espiritual. Es la trivialidad máxima y la imagen de la desmesura, al servicio de los instintos corporales y brutales. Para ser vencido precisa de la unión de un hombre y un dios. El mito del gigante es una llamada al heroísmo humano. Representa todo lo que el home debe vencer para hacer florecer su personalidad. Los celtas consideran el gigantismo marca de las fuerzas inferiores o “fomores”El número tres: Todo esto pasará hasta tres veces, el número tres en este caso simboliza un ciclo de tiempo entero o dicho de otro modo todo el tiempo que haga falta. A la una a las dos y a las tres, dicen los niños para pasar de la inacción a echar a correr o buscar un escondite y en general, para marcar un cambio entre un antes y un después.3 naranjas, 3 parcas, 3 marías, 3 gracias, 3 diosas , 3 mujeres de gigantes, repeticiones en la liturgia..Las tres Parcas: Cloto, Láquesis y Átropo son hijas de Érebo que fecundó a la Noche. Se presentan asociadas y vestidas de blanco. Átrapo sería la más menuda pero la más terrible. Cloto hila el hilo de la vida y Láquesis lo mide con su vara. Átropo se encarga de cortarlo con sus tijeras. Son llamadas también Moiras (parte o fase) representan la triple diosa Luna- de ahí su indumentaria blanca y la hebra de lino que se le consagra a la Luna en su forma de Isis-La luna tiene 3 fase: luna nueva -diosa doncella de la primavera, luna llena- diosa ninfa del verano y luna vieja- la anciana del otoño.El mito parece basarse en la costumbres de tejer las marcas o señales de la familia o del clan en los pañales de los recién nacidos, asignándoles así su lugar en la sociedad, (las 3 Danaides envolvían en una tira de lino marcada a los recién nacidos). 7 gigantes (el siete igual que el tres simboliza un ciclo completo una totalidad)El dragón: según Robert A. Johnson , en la mitología occidental, el dragón representa el complejo materno que todo héroe tiene que enfrentar y derrotarVer en cuentos similares: El tamborilero (Tres piezas de lino, tres hermanas, tres gigantes en un bosque a los que engaña con astucia, una vieja que le ayuda, un leño que se transforma en princesa, una bruja que perece en las brasas y el proceso del olvido del amor por olvidar la advertencia del beso en la mejilla derecha)/ Ver El tesoro de las montañas azules : (Gigantes, jardín cercado, agua de la vida)Al día siguiente dio las gracias a quien le había ayudado, se subió al caballo y partió veloz. Camina que caminarás se encontró con un río. En la orilla había una viejecita que intentaba pasar.–¡Hermanita! – la paró Bernadet al ver el peligro al qué se exponía–. ¿Es que no veis que la corriente os va a arrastrar? ¿Qué queréis hacer? –Pasar al otro lado! –dijo la vieja. –Pues yo os llevaré. La ayudó a subir a las ancas del caballo y en un instante la llevó al otro lado.–Oh, Bernadet, hijo de rey, qué favor más grande me has hecho! –Exclamó la viejecita, agradecida–. Dime adónde vas, por estos parajes, y tal vez te pueda ayudar! –Voy a ver si encuentro el Amor de las Tres Naranjas –le respondió–. ¡Y me haríais un gran bien si me dijeseis donde está! –Hacia Levante, allí mismo donde nace el sol; pero no vayas, Bernadet, ¡te lo suplico! Muchos príncipes, hijos de rey y reyes lo han intentado antes de que tú, y murieron en el empeño!Entonces Bernadet le explicó el encantamiento al que estaba sujeto. Y que no tendría reposo, ni alegría ninguna hasta que encontrase El amor de las tres naranjas.–Si así es como dices, te ayudaré –le prometió la buena vieja–: Ve siempre hacia donde veas salir el sol, sin desviarte ni a derecha ni a izquierda... Y un día u otro la encontrarás.–Me dicen que tengo que pasar un campo de hormigas, uno de animales feroces y otro con una serpiente de siete cabezas. Y que después hay unas puertas de bronce que se abren y cierran continuamente. –¡Eso sí que es cierto, Bernadet! – ¿Cómo tengo que hacer para que las hormigas me dejen pasar? –Llévales trigo. – ¿Y a los animales feroces? –Ovejas y corderos–¿Y a la serpiente de siete cabezas? –Siete jarras de leche. – ¿Y las puertas de bronce?–Unta las bisagras con mantequilla y dejarán de batirse y de hacer ruido. Los gigantes se adormecerán y tú podrás entrar en el jardín donde se encuentra el naranjo con las tres naranjas encantadas. Bernadet le dio las gracias y un puñado de monedas de oro. La viejecita metió la mano en su bolsillo y sacó un hatillo de algodón y tres ovillos de fleco; uno verde, el otro de color ceniza y el otro rojo. –Toma estas tres prendas! –le dijo–. Al entrar en del jardín atarás el algodón a las patas del caballo para que los gigantes no oigan las pisadas. Y cuando te persigan, si te ves apurado, suelta estos flecos, primero el verde, después el de color ceniza y después el rojo, y que Dios te deje llegar a donde ir quieres! – ¡Amén! –dice Bernadet, y en un instante ya se está yendo, bien encarrilado, hacia Levante. Camina que caminarás, encontró a un caminante con un mulo y tres sacos
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks